martes, 7 de diciembre de 2010

Salvemos el mundo.

Sentir que nadie vuelve a por ti , que la sensación de miedo ante el abismo sigue en tu cuerpo como la ropa fría y mojada que llevabas aquella noche. Tus ojos eran dos barrancos por donde caían las lágrimas perdidas en tus mejillas. Había oscurecido y en cambio tu seguías ahí como si fueran a llegar de un momento a otro. Todos sabemos que le echabas de menos y también sabíamos que no iba a volver. Se fue precisamente por lo que hacías dia si , dia también , preocuparte de todo lo demás menos de vosotros.  Cuando se fue sólo te dijo .. " cariño , no puedes salvar el mundo, no vale que quieras tocar el cielo , si no sabes llegar ni a lo que tienes delante."
.Y SE MARCHÓ.




No hay comentarios:

Publicar un comentario